Como gestionar personas en la era digital

La gestión de personas es un conjunto de prácticas que abarcan los procesos como: adquirir, optimizar y retención de talentos. También se debe brindar apoyo para la empresa y orientar a los trabajadores de la empresa, para que un empleado cumpla con sus labores debes de crear un ambiente de confianza donde lo primordial sea hacer las cosas tal como están organizadas, para que el empleado realice bien las actividades asignadas tienes que asegurarte que se entendió la razón por la que se hacen esas actividades.

Para lograr un trabajo eficiente el dueño o el responsable de dirigir a los empleados de crear para la empresa sus propias reglas, y darlas a conocer a cada empleado y asegurarse que entiendan con claridad cada una de las reglas.

Era Digital

Hoy en día hay muchos cambios y con el avance de la tecnología más personas van emigrando a la era digital, las organizaciones diseñar e implementar procesos digitales, modificando la cultura del trabajo con herramientas, dispositivos tecnológicos. Muchos piensan y exigen este proceso de transformación las personas deben empezar y sostenerse todo el tiempo con la auto-exigencia, la auto-gestión y la auto-competencia.

Existen tres elementos clave en la articulación que deben impulsar y sumar valor al proceso de transformación digital:

  1. La gestión de los Recursos Humanos como soporte y marco estratégico para la gestión del desarrollo de personas.
  2. Las TIC como herramientas y recursos tecnológicos que favorecen y potencian el esfuerzo.
  3. Las iniciativas de las personas; y los/as líderes que provocan, conducen y acompañan el proceso que las personas atraviesan en el desafío de las transformaciones culturales y digitales.

Claves para la gestión de personas

Inspirar a el equipo de trabajo: Debes conseguir que los trabajadores compartan la visión y los propósitos de la empresa y sean uno solo con los objetivos y tiene que mejorar para alcanzar las metas, lo que se pretendes es que los trabajadores desarrollen proyectos con el fin de que ellos lo quieran hacerlos realidad.

Conocer quien conforma la empresa:  Todos en la empresa desarrolla un papel importante y único, si tienes una persona líder en la empresa debe de encargarse de la gestión de personas y conocer a fondo las expectativas y motivaciones de cada persona que trabaja en la empresa, quizá lo que satisface a un empleado (una promoción, por ejemplo) no es importante para otro (que prefiere mayor flexibilidad laboral).

Asignar responsabilidades de forma adecuada: Si no asignamos adecuadamente un rol, haremos decrecer a la empresa, o incluso destruir la motivación. El asignar actividades a los puestos laborales que se ajusten mejor a los conocimientos y habilidades es la base para construir una empresa fuerte.

Comunicación bidireccional: Tiene que existir entre los Directivos y los empleados un flujo contante de comunicación, donde se exprese que es lo que se quiere conseguir y como lo haremos, debe realizarse una retroalimentación por parte el equipo, esto permite mejorar las estrategias de la empresa y aumentar ls ganancias de la empresa.

Reconocer los logros: Un líder no es el que da ordenes, sino que también debe abarcar la valoración de la ejecución de dichas tareas por parte de los empleados, reconociendo el trabajo bien hecho y propiciando un clima laboral de éxito compartido y satisfacción personal y grupal.

Potenciar la confianza: No se obtiene un compromiso de una persona si no se da una relación de confianza mutua, donde el trabajador se sienta respetado y empoderado por parte de la compañía y, al mismo tiempo, aprecie la coherencia y transparencia de la organización en todas sus acciones.

¡Comparte este post!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Suscríbete a nuestra newsletter

para estar al día de todas las novedades

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra