Una importante clave para el éxito: Escuchar

A veces hacemos importantes inversiones en tecnología, análisis de datos, mobiliario y demas, con la esperanza de que eso estimule la productividad y la creatividad de nuestro equipo de trabajo. Muchas veces no vemos el resultado esperado, y nos preguntamos ¿Qué mas hay que hacer para lograr que nuesto equipo se involucre y sea proactivo?

Mi recomendación es que se mantenga siempre presente que, primero que nada, somos seres humanos con necesidades, temores y defectos. Por lo tanto, regresar a lo básico de cualquier relación personal es vital para que exista confianza, respeto y lealtad.

Pregúntate, ¿Realmente escucho a mi equipo de trabajo?

En estos tiempos que estamos bombardeados por tantos estímulos, a veces es difícil concentrarse para escuchar genuinamente lo que te están diciendo. Pero no hacerlo, puede resultar en que tu interlocutor sienta que no está recibiendo respeto ni consideración. Esto socava lo más fundamental de cualquier relación: la comunicación

Escuchar no es solo oír, requiere prestar atención y asimilar lo que se está comunicando. Cuando las personas se sienten escuchadas, se crea un nuevo nivel de empatía que mejora cualquier relación.

Aquí algunos pasos para conseguirlo:

1) Evita distracciones cuando te estén hablando.

Pon tu móvil a un lado, cierra la pantalla de la computadora, apaga el televisor. Haz contacto visual directo con tu interlocutor. Que sienta que estás prestando atención absoluta.

2) Ten franqueza sobre tu disponibilidad

Si la persona te interrumpe para conversar y estás haciendo algo que no puedes postergar, amablemente explícale y dile en qué momento podrán tener un encuentro para conversar. Asegúrate de estar disponible a la hora acordada y si es preciso, busca a esa persona para que sepa que te interesa que se dé esa conversación y que reacomodar el encuentro no fue para evitar la charla.

3) Escucha todo antes de reaccionar

Deja a un lado los prejuicios o las dobles interpretaciones. No interrumpas, escucha todo lo que tiene que decir tu interlocutor. No pienses en qué vas a responder, ni en lo que tienes que hacer cuando termines. Haz un esfuerzo por concentrarte y entender lo que estás escuchando.

4) Controla tu lenguaje corporal

Asegúrate que tu lenguaje corporal demuestre la atención que estás prestando. Asiente con la cabeza, haz pequeños gestos que le indiquen a la persona que le estás entendiendo, o emite sonidos que sirvan para reforzar tu actitud de escucha. Si lo que escuchas no te gusta, no pongas caras ni reacciones bruscamente. Mantente neutral hasta escuchar todo lo que te quieren comunicar.

5) Confirma lo que escuchaste

Dile a tu interlocutor que vas a repetir lo que escuchaste con tus propias palabras. Explícale que es solo para asegurarte que has entendido bien y que te aclare si hay algo que no captaste.

6) Reacciona o no

Una vez hayas confirmado el mensaje, responde lo que sientes.
También se vale decir te escuché, dame un chance para procesarlo y te responderé en esta cantidad de tiempo.
Si esa es tu respuesta, es importante que cumplas con el plazo propuesto.

El capital humano es el recurso más importante de cualquier empresa. Dedícale atención y verás importantes retornos, tanto tangibles como intangibles.

¡Comparte este post!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Suscríbete a nuestra newsletter

para estar al día de todas las novedades

También puede interesarte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra